La buena arquitectura se define como sustrato de emociones y experiencias, un contexto dibujado a trazos constructivos que permite fluir entre sus límites indeterminados... así la cultura, el patrimonio, la memoria, la identidad... encuentran cobijo ante la insulsa reiteración social. 

Un marco nuevo de viejas emociones.

3 cups

Blueberries