Construir una casa no es lo mismo que construir un hogar; el primer caso son sólo materiales ajustándose a la gramática que impone su naturaleza interna, el segundo en cambio, es además un discurso emocional.

Textura, idea, trazo... tacto... penumbra, fuego, piedra, madera... cristal... agua... una zona de día fluida y una primera planta para soñar, vivir en la tierra, soñar en el aire)